Transferencias bancarias instantáneas

Publicado por gcla

21 noviembre 2017

Escena interior. Media iluminación. Planos medios cortos. El héroe suda, nervioso. Primerísimo primer plano de su frente, la gota cae por la sien. Cambio a primer plano del villano. Mirada confiada, fanfarrona, en control de la situación. El villano hunde aún más el cañón de la pistola en la otra sien del héroe. “¡inserta el p*#∅*** código!” le espeta a media voz, apretando los dientes. Nuestro héroe levanta la vista del teclado. Y la cámara vira 180º y nos muestra a la chica amordazada, atada a una silla, mirada suplicante y llorosa. Cambio a plano detalle: dos manos hábiles que vacilan un instante, y enseguida comienzan a sobrevolar el teclado de un portátil, insertando un código numérico de veinte dígitos. Después, dos segundos de pausa, y el dedo corazón de la mano derecha pulsa despacio la tecla ENTER↙.

En la pantalla del portátil, un interfaz en tonos oscuros, con fuente futurista, nos muestra una barra de estado que se completa en tres segundos. 98%, 99%… y 100%. Un cuadro de diálogo con un OK. Y un mensaje: TRANSFER COMPLETE. Acto seguido el esbirro informático del villano cierra el portátil de un golpe y se lo lleva bajo el brazo. “We’re outta here!” grita el jefe a los suyos en la versión original. Y de repente, saltan por la ventana, desde la planta 45ª de un rascacielos en Nueva York. Caras de desconcierto en el héroe y la chica. Con un travelling rápido, la cámara nos asoma a la ventana: cinco figuras negras planean en paracaídas y se pierden en la noche neoyorkina.

¿Se imaginan ahora esto, en la vida real? Inserte usuario y contraseña. ¿La clave de firma? ¿Este banco es de los de clave de firma o tarjeta de sudoku? Indique si desea gastos compartidos o para el emisor. Oye, ¿no te dijo el director de la sucursal que no te cobraban comisiones? Inserte las posiciones 3 y 5 de su clave de firma. Vale, hecho. Inserte el código recibido por SMS. ¿A qué móvil se ha enviado? Su transferencia se ha ordenado correctamente. ¿Desea enviar un email al destinatario? ¿Desea imprimir un justificante? Su transferencia será efectiva en tres días. Así no hay quien robe un banco en condiciones.

Pues desde hoy, 21 de noviembre de 2017, ya sí.

Casi seiscientos bancos de Alemania, Italia, Austria, Estonia, Letonia, Holanda, Finlandia, Lituania y España, estrenan hoy las transferencias bancarias instantáneas. Sus clientes podrán enviar y recibir dinero instantáneamente (es odiosa la expresión “en tiempo real”. ¿Acaso es real el tiempo?), en un plazo máximo de 21 segundos, en lugar de tener que esperar varios días.

Hasta ahora las transferencias nacionales podían tardar uno o dos días, y las internacionales hasta cuatro en caso de tratarse de bancos y países diferentes de emisión y recepción. Con la puesta en marcha de este sistema, el dinero estará en la cuenta en segundos. Se trata del sistema TIPS (Target Instant Payment Settlement) que supone el siguiente paso tras la creación de la zona SEPA (Single Euro Payments Area o Zona Única de Pagos en Euros).

Según la información facilitada, sus características son:

  1. Las transferencias se realizarán de forma automática entre las entidades emisoras y receptoras, sin la necesidad de intermediarios. Se realizarán en euros, a través de un fondo depositado previamente por las entidades participantes en el sistema. El BCE prevé incorporar la posibilidad de operar con otras divisas en el futuro.
  2. Las liquidaciones serán irrevocables.
  3. El sistema estará en permanente funcionamiento, durante las 24 horas de los 365 días del año.
  4. Se convertirá en el estándar para realizar transferencias internacionales entre los países que se sumen al sistema.
  5. Será accesible a bancos, proveedores de pagos digitales, empresas de clearing, y también a los ciudadanos, a través de los anteriores agentes financieros.
  6. Reducirá los costes de las transferencias internacionales a solo 0,2 céntimos de euro por movimiento para las entidades bancarias. Este coste estará garantizado durante los 2 primeros años, y posteriormente podrá subir a entre 0,5 céntimos y 1 céntimo. Un precio muy inferior al coste actual que tienen este tipo de transacciones para las entidades y que debería verse reflejado en el importe que se cague a los clientes finales.
  7. Mejorará la gestión de liquidez de las empresas y la circulación del dinero, al poder contar de inmediato con el dinero de los pagos que se le efectúen.

Pero este sistema, implantado por la EBA (Autoridad Bancaria Europea), tiene todavía sus limitaciones: sólo los países antes citados participan en esta primera fase, aunque está previsto que en el plazo de un año se hayan incorporado todos los bancos y países europeos, y por ahora sólo se podrán realizar transferencias de hasta 15.000 euros entre bancos de diferentes países. En España están adheridas 79 entidades financieras, aunque por el momento solo cinco (Abanca, Sabadell, CaixaBank, Bankia y Kutxabank) están certificadas para operar ya. El resto se incorporarán más tarde. Está por ver además el coste de las transferencias, que será presumiblemente trasladado a los clientes, pese a que se trata de cantidades inferiores al céntimo de euro.

El sistema tendrá indudable aplicación práctica, una vez que se abra la posibilidad de transferir cantidades más altas. Piensen en la posibilidad que se abre a las notarías, que permitirá constatar el pago instantáneo de precios en operaciones de compraventa y hacerlo constar así en la escritura. Quizá esté más cerca hoy el fin de los cheques bancarios nominativos. O quizá no: sus comisiones son una fuente de ingresos demasiado suculenta para las entidades financieras.

Los comentarios están deshabilitados