Reclamaciones de deuda en la UE

Publicado por gcla

20 julio 2017

El Reglamento (UE) 2015/2421 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2015, ha modificado el Reglamento (CE) nº 861/2007 por el que se establece un proceso europeo de escasa cuantía, y el Reglamento (CE) nº 1896/2006 por el que se establece un proceso monitorio europeo.

Esta regulación acaba de entrar en vigor el 14 de julio de 2017, a excepción de la modificación introducida por el punto 16 del artículo 1 -relativo a la información que deberán facilitar los Estados Miembros- que entró en vigor el pasado 14 de enero de 2017.

Este cambio normativo tiene como principal objetivo modificar determinados aspectos del proceso europeo de escasa cuantía, así como del proceso monitorio europeo, a efectos de una mayor simplificación y agilización de la resolución de los litigios transfronterizos, favoreciendo el acceso a ellos  de los consumidores y empresas, especialmente PYMES.

Ambos textos normativos están orientados a facilitar las reclamaciones económicas de ciudadanos y empresas cuando en la relación jurídica existe un elemento transfronterizo, dentro de la Unión Europea. Por ejemplo, permitiría a una empresa española reclamar a través de un procedimiento sencillo una deuda a un cliente o proveedor situado en otro país de la Unión.

Ambos son procedimientos que se interponen y tramitan tomando como base los formularios previstos en los Anexos de los Reglamentos y que, para bien o para mal, dan preferencia a los aspectos formales frente a las argumentaciones de fondo de las partes.

Son varias las modificaciones que introducen, intentado reducir los costes y acelerando los procesos civiles que entran en su ámbito. El proceso de escasa cuantía ha elevado su importe hasta los 5.000 € y en ambos se intenta dar mayor importancia a la notificación por medios electrónicos, equiparando la notificación electrónica a la notificación por correo, aunque habrá que estar a la legislación interna de cada país sobre notificación procesal y a la existencia del consentimiento de las partes.

En resumen, damos la bienvenida a cualquier modificación que acelere las reclamaciones cuando interviene un elemento extranjero y se requiere la intervención de autoridades judiciales de dos países de la UE pero tendremos que esperar a la interpretación de los Tribunales de estas reformas, para confirmar el acierto de las mismas.

Los comentarios están deshabilitados