Novedades para los autónomos

Publicado por gcla

09 agosto 2017

“‒ ¿Cómo se convierte uno en investigador privado?

‒ Consigue una licencia.

‒ ¿No puedo investigar si no tengo una licencia?

‒ Bueno, sí puedes, pero te cogerán.

‒ ¡Dios! Eso es lo que está matando la iniciativa privada en este país. Para todo hace falta una licencia.”

The Good Fight, Temporada 1, Episodio 6

 

En un episodio de The Good Fight, la desenvuelta Marissa Gold se plantea convertirse en investigador privado, aprovechando su mente despierta y su desinhibición. Le pregunta a Jay Dipersia cómo se convierte uno en investigador privado. La respuesta de Jay le desespera. Pues si viviera en España, debería, además, darse de alta como autónomo.

El trabajo autónomo ha sido siempre el gran olvidado del Derecho de la Seguridad Social. A caballo entre el Derecho mercantil y el laboral, el legislador nunca quiso darse cuenta de que ni uno ni otro lo protegen realmente. Nada peor que la tierra de nadie. Para las autoridades laborales, un autónomo es un empresario. Para el Derecho mercantil, un autónomo sigue siendo una persona física y no puede beneficiarse de la responsabilidad limitada, esto es, responde con su patrimonio de las deudas generadas por su actividad empresarial. Incluso si acude al Derecho societario para constituirse en sociedad limitada, el abuso por los tribunales de la doctrina del levantamiento del velo le hace la vida insoportable. Sólo muy recientemente, en 2013, se introdujo la figura del trabajador autónomo de responsabilidad limitada, pero tan sólo sirve para dejar a salvo la vivienda, y siempre que su valor no supere un determinado umbral. Y, por supuesto, no protege de las deudas tributarias o con la Seguridad Social. Toda la regulación destila la absurda presunción de que el autónomo que no paga es porque no quiere y que lo que en realidad quiere es irse a la quiebra. El legislador y el gobierno (actualmente sí es procedente la distinción) nunca han entendido que el empleo lo generan los empresarios, y que el 90% del empresariado español son autónomos y pymes. Que el autónomo quiere trabajar y vivir de ello, que está deseando contratar a un empleado para crecer, y que sólo necesita seguridad jurídica y control de riesgos.

Pero la entrada en el congreso de aires nuevos sí está trayendo alguna reforma. La futura Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo incluye las siguientes novedades:

– Se amplía la tarifa plana de 50 € en la cotización a la Seguridad Social de 6 meses a un año. Los autónomos que dejen su actividad durante dos años y vuelvan a trabajar podrán acogerse a esta tarifa plana inmediatamente y sin esperas.

– Las mujeres disfrutarán una tarifa plana de 50 euros cuando se reincorporen tras la baja por maternidad.

– Se bonificará al 100% durante 12 meses la cuota de los autónomos que tengan que cuidar de menores o dependientes.

– Se permitirá a los autónomos deducirse en sus declaraciones fiscales el 20% de los gastos en suministros de agua, gas, electricidad y telefonía cuando trabajen desde casa.

– Los autónomos podrán deducirse hasta 26,67 € diarios por gastos en dietas y manutención, siempre que el pago se haga por medios telemáticos para que pueda quedar acreditado.

– Los autónomos podrán cambiar de base de cotización hasta en cuatro ocasiones a lo largo del año, para adecuarla a sus cambiantes ingresos.

– Podrán darse de alta y de baja en la Seguridad Social hasta tres veces al año, para así pagar solo en las épocas en las que tengan actividad e ingresos.

– Se podrá compatibilizar el cobro del 100% de la pensión con la prolongación de la vida laboral para el empleo por cuenta propia.

– La cuota de los autónomos societarios se desvincula de las subidas del salario mínimo interprofesional (SMI) y quedará fijada cada año en los Presupuestos Generales del Estado.

– Se reducen los recargos que penalizaban a los autónomos por el retraso en el pago de la cuota: durante el primer mes de mora en el pago, la penalización pasa del 20% al 10%.

– La Seguridad Social devolverá de oficio el exceso de cotización de las personas en situación del pluriactividad sin necesidad de solicitud de devolución.

– Se incluye el accidente ‘in itinere’, esto es, durante el desplazamiento de los profesionales autónomos a su puesto de trabajo.

– Se aprueban mejoras para la formación en prevención de riesgos laborales.

– Se mejoran las condiciones del emprendimiento para los trabajadores con discapacidad.

– Se permite que los autónomos contraten a sus hijos que estén en situación de discapacidad.

Los comentarios están deshabilitados